Año XL - Edición Nº 8.240

Viernes 23 de junio de 2017

Revitalizar la formación de profesores de ciencias es urgente

Fecha de Publicación: Mié, 11/23/2016 - 13:36

Por diversos factores, hay cada vez menos profesores de ciencias -química, física y biología- en nuestro país. Según un artículo publicado el martes 8 de noviembre por La Tercera, la cifra cayó de 4.246 en 2007 a 2.900 en 2016.

Foto:

Archivo Departamento de Comunicaciones

A la luz de los desafíos que enfrenta Chile para alcanzar el desarrollo, esto tiene graves consecuencias en un momento en que, por ejemplo hoy, se pretende educar a un mayor número de técnicos para trabajar en áreas como la vitivinicultura, la salud y la minería, entre muchos otros.

La falta de profesores tiene varias causas: falta de estudiantes interesados en estudiar para ser profesores de ciencias, formación deficiente en la universidad, profesores sin o con pocos recursos y alumnos desmotivados.

Menos estudiantes y problemas de formación

La primera causa tiene una evidencia empírica. Según las últimas cifras disponibles, acordes a los datos otorgados por 13 universidades al Ministerio de Educación en 2005, Chile tenía 586 alumnos inscritos en Pedagogía en Ciencias. La cifra cayó a 449 jóvenes en 2011, es decir, una baja de 23,4%, considerando el mismo número de planteles. En la actualidad lo datos indican una baja progresiva de casi un 40% desde el 2007 a la fecha.

El segundo punto tiene que ver con problemas en la formación inicial docente en las universidades, debido a que no poseen programas suficientemente innovadores para atraer estudiantes a sus aulas ni políticas públicas que las impulsen a mejorar.

Es por esta razón que se requiere una mayor articulación entre el conocimiento pedagógico y disciplinar-didáctico en las mismas carreras. Es decir, y para certificar calidad, debe ser exigible y demostrable la articulación entre las áreas de educación y las especialidades en ciencias. Los profesores de química deben saber de química, pero también cómo enseñar química, que no es lo mismo.

Muchas mallas de carreras, en su diseño, apuestan a poner  componentes separados. No hay una formación integrada, con un propósito. Esto genera mallas poco atractivas para los futuros profesores, con las etiquetas de siempre para las asignaturas, con modelos tradicionales de formación, que no responden las necesidades e intereses de hoy.

Es imperativo formar mejores profesores para que sean capaces de enseñar química, física y biología, que sepan de la disciplina, de pedagogía, de didáctica y, para ser más específico, que sepan diseñar instrumentos, actividades, elaborar sus propios recursos, diseñar actividades prácticas de laboratorio, que sepan evaluar, motivar, usar estrategias, y que reflexionen y tomen decisiones.

En cuanto al tercer punto, hay problemas para que el profesor trabaje bien en el aula. Los profesores no tienen espacios para trabajar, no hay laboratorio, no hay recursos, no hay tecnología, ni tiempo para diseñar las clases.

Hay laboratorios que son ocupados de bodega, de biblioteca, de sala de clases o incluso están cerrados durante años. Inversiones millonarias de los municipios se pierden porque no hay tiempo ni especialistas tanto para el uso como para la mantención de los espacios. Los laboratorios deben contar con profesionales especializados (técnicos) para que en conjunto con los profesores diseñen e implementen actividades.

Promover el pensamiento científico

Para promover un desarrollo de habilidades y un pensamiento más científico, entre otras cuestiones, es necesario que las actividades, las tareas y los recursos estén más relacionados con el contexto inmediato del estudiante, con su realidad. No basta solo desarrollar actividades prácticas, lo importante es que tengan sentido y significado para los estudiantes.

Advertir que es necesario tomar medidas, ajustar la política, una política que incentive a las instituciones de educación superior a mejorar, innovar y dar mayor pertinencia a la oferta formativa, promover una mayor formación continua respecto de la enseñanza de las ciencias.

La evidencia nos muestra una baja importante, pero puede llegar a ser peor. Podríamos llegar a un sistema que no cuente con nuevos profesores  para enseñar ciencias.

* El Dr. Saúl Contreras Palma es director del Departamento de Educación de nuestra Universidad. Este texto fue publicado el 14 de noviembre del presente año, en la sección Voces del diario La Tercera, donde aparece como Columnista Invitado.

Añadir nuevo comentario

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.

Simple Wysiwyg

  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <ul> <ol> <li> <strike><br> <br /><p>
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd><iframe>
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.