Año XLI - Edición Nº 8.409

Miércoles 11 de abril de 2018

Recomiendan “mejorar condiciones de campamentos y no erradicarlos”

Fecha de Publicación: Mié, 07/12/2017 - 08:46

El investigador en movilidad social y académico de nuestra Universidad, Dr. Vicente Espinoza, sostiene que el enfoque gubernamental para enfrentar el problema no es el adecuado.  Según el especialista, los campamentos suplen necesidades que el mercado inmobiliario no puede ofrecerles a los sectores más vulnerables, por lo que “no hay forma que desaparezcan completamente”.     

Foto:

Marco Avilés

Según el último catastro de campamentos realizado por la ONG Techo-Chile, al día  de hoy un total de  40 mil 541 familias viven en campamentos, lo que representa un aumento de un 41% más de lo que se registraba hace una década atrás.

Para el sociólogo, investigador en políticas sociales y movilidad social, y académico del Instituto de Estudios Avanzados (IDEA) de la Universidad de Santiago de Chile, Dr. Vicente Espinoza, este aumento es resultado de un enfoque equivocado para enfrentar el problema.

A su juicio, tanto el Gobierno como Techo-Chile se han centrado en erradicar los campamentos, desatendiendo un aspecto clave, toda vez que estos asentamientos tienen un carácter permanente en el tiempo, debido a que suplen necesidades que el mercado inmobiliario no puede ofrecerles a sus habitantes.

Al respecto, compara esta situación con la del comercio ambulante, que aunque las  autoridades comunales han intentado erradicarlos, subsisten por la necesidad de quienes lo ejercen.

“Cuando no hay posibilidad de acceder a la vivienda por medio de ahorros, subsidios o programas públicos que requieren un cierto nivel de ahorro,  a  este  grupo de perosnas  no le queda otra opción  que vivir en un campamento”, explica.

Por eso, sostiene que lo que se requiere es un programa permanente de protección social que mejore las condiciones en que viven estas familias, subsanando los riesgos sanitarios o las precarias conexiones eléctricas con las que conviven, pero cuidando de no incentivar a que permanezcan en estos sectores.

“Si se construyen edificaciones colectivas con servicios compartidos, es probable que sea más digno como solución transitoria, que en la que actualmente se encuentran estas  miles y miles de  familias”,  puntualiza.

Finalmente, el  Dr. Espinoza  advierte  que  si bien las personas que habitan campamentos no permanecen más de cinco años en estos espacios, este tipo de asentamientos irregulares seguirán existiendo mientras  la inequidad y las brechas  sociales impidan a los sectores vulnerables adquirir una vivienda en el mercado tradicional.

Comentarios

Enviado por Rodolfo Jiménez... (no verificado) en
Email: 
rodolfo.jimenez@usach.cl

Durante la dictadura militar, trabaje en una ONG en la cual parte importante de su trabajo se orientaba a promover y ejecutar programas de mejoramiento habitacional en campamentos y poblaciones en proceso de saneamiento. Esto lo hacíamos con fondos de la cooperación internacional frente al gran abandono que existía por parte del Estado de las poblaciones más vulnerables. El advenimiento de la democracia trajo un cambio fundamental y el Estado asumió con fuerte impulso políticas públicas destinadas a disminuir y erradicar el déficit habitacional que en los años '90 del siglo xx rondaba las 600.000 unidades.

Si bien es cierto las condiciones de desigualdad en nuestro país hacen que persista un déficit habitacional que se expresa en campamentos y allegamiento de familias resulta a lo menos imprudente que desde una universidad del Estado naturalicemos esta debilidad de las políticas públicas  proponiendo “un programa permanente de protección social que mejore las condiciones en que viven estas familias, subsanando los riesgos sanitarios o las precarias conexiones eléctricas con las que conviven” y que se afirme que “los campamentos suplen necesidades que el mercado inmobiliario no puede ofrecerles a los sectores más vulnerables, por lo que “no hay forma que desaparezcan completamente””.

No es en el mercado inmobiliario donde hay que buscar las respuestas, como tampoco en las fundaciones de caridad, el desafío sigue siendo un desafío país que debe ser abordado desde la política pública por Estado.

Añadir nuevo comentario

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.

Simple Wysiwyg

  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <ul> <ol> <li> <strike><br> <br /><p>
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd><iframe>
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.