Año XLI - Edición Nº 8.409

Miércoles 11 de abril de 2018

Fallece el primer rector elegido democráticamente tras la dictadura

Fecha de Publicación: Mar, 08/19/2014 - 15:06

El ingeniero Eduardo Morales Santos (1936-2014) deja su sello de gran humanista y defensor de la  educación pública. Con esa visión de  futuro que lo caracterizó, impulsó la creación de carreras como Medicina, Periodismo, Psicología y Arquitectura, así como una serie de proyectos para convertir a la  U. de  Santiago en una institución de  excelencia.

A nombre de la comunidad del Plantel, el rector Juan Manuel Zolezzi expresó el “profundo pesar” ante la pérdida “de una persona que quiso mucho a esta Institución”, y el agradecimiento “por el gran aporte que Eduardo Morales realizó a nuestra Casa de Estudios Superiores”.

Ex rector Eduardo Morales junto al ex presidente Patricio Aylwin.

Foto:

Archivo Departamento de Comunicaciones

Eduardo Morales Santos (1936-2014) fue mucho más que un ingeniero civil electricista, ex catedrático y consejero superior de las Universidades Católica, Técnica del Estado y de Santiago. Y mucho más que el rector de la Universidad de Santiago de Chile en dos períodos consecutivos. Fue un gran humanista.

Entra a la historia institucional como el primer rector desde el retorno de la democracia, al asumir hace justos 24 años, el 17 de agosto de 1990, esta alta responsabilidad.

Desde su llegada a la rectoría de la U. de Santiago, tuvo en su horizonte inmediato transformar esta institución en una universidad completa y compleja. Tal como él mismo confesara, en esos años, había que convertir esta Universidad en multidimensional.

Estudioso, comprometido y con visión de  futuro, proyectó una universidad de clase A y para ello, había que abrir y complejizar el Plantel. Así, durante los dos primeros años de mandato empezó a plantear un abanico de posibilidades que permitieran a la U. de Santiago crecer en áreas fundamentales: la ingeniería, sin desconocer la tradición histórica institucional; la educación; las ciencias médicas; las ciencias en toda su complejidad; y las ciencias sociales y las humanidades.

El desafío era tremendo, pero Eduardo Morales, lo tomó. Al cabo de sus tres primeros años de gestión, entraban en funcionamiento nuevas  carreras e institutos y se reestructuraba la  planta  orgánica. Entre  1992-1993 comienzan a operar el Centro de Investigación en Creatividad y Educación Superior, CICES; el Instituto de Estudios Avanzados, IDEA; la Facultad de Ciencias Médicas con sus Escuelas de Medicina, Enfermería y Obstetricia; la Escuela de Periodismo; la Escuela de Arquitectura; la Escuela de Psicología; la Facultad Tecnológica; la Facultad de Química y Biología; el Programa Centro de Bioética y Salud Pública; el Programa Comenius; y el Sello Editorial de la Universidad de Santiago de Chile.

Al alero de esta nueva estructura, la Universidad se hace  cargo de las  demandas del país y ofrece 16 nuevas carreras, con lo que, según sus propias palabras, se estaba dando “un gran paso”, sobre todo al generar nuevos conocimientos en áreas sensibles para Chile, como las humanidades, ciencias sociales y ciencias médicas. De hecho, confesó que fue él quien habría presentado, recientemente, el proyecto para crear la carrera de derecho en nuestra universidad, idea que finalmente fue desechada por el Consejo Académico y la Junta Directiva.

Pero el posgrado no se quedaría atrás y durante sus dos períodos entraron en vigencia siete  programas de magíster; entre ellos, el Magíster en Telecomunicaciones, Magíster en Ingeniería Informática, Magíster en Ingeniería Industrial, Magíster en Planificación y Gestión Tributaria, Magíster en Economía Financiera, Magíster en Gerencia Pública, Magíster en Administración y Dirección de Recursos Humanos. Igualmente, entraron en vigencia el Doctorado en Ciencias de la Ingeniería con Mención en Automática, el Doctorado en Ciencias de la Ingeniería con Mención en Ciencia de los Materiales, el Doctorado en Estudios Americanos, y  el Doctorado en Ciencias con Mención en Física.

“Hoy la Universidad de Santiago de  Chile se erige  como una institución más completa y compleja, con la creación de la Facultad de Ciencias Médicas y las Escuelas de Periodismo, Psicología y Arquitectura. Somos una universidad Clase A según la clasificación norteamericana, que son las instituciones que tienen mejor nivel de desarrollo”, planteaba convencido del trabajo desarrollado desde el año 90 y en el marco de  sus dos periodos.

Reconciliación

Quiso la  historia que Eduardo Morales llegase a la rectoría en un momento político complejo. Fue el primer rector en democracia y el primero en dar un paso decisivo en cuanto a conformar la Comisión de Reconciliación Universitaria UTE-Usach, que en su informe final determinó que fueron 88 los ejecutados políticos y detenidos desaparecidos de nuestra comunidad universitaria, entre septiembre de 1973 y marzo de 1990.

Este proceso tuvo como corolario un gran acto de reparación el 4 de diciembre de 1991, cuando los familiares de las víctimas de la represión de la dictadura en nuestro campus, recibieron los certificados que acreditaban la calidad de estudiantes del plantel de sus deudos.

Primeros pasos en la inclusión

El sello distintivo de nuestra Universidad, la inclusión, da sus primeros pasos durante el rectorado de Eduardo Morales. Fue en el año 1992 cuando el Plantel da cabida a los estudiantes talentosos de colegios municipales, bonificando con un 5% el puntaje de la Prueba de Aptitud Académica (PAA), a quienes estuvieran entre los mejores estudiantes de sus promociones.

Esa alternativa se mantuvo por más de 10 años hasta que el Cruch obligó a nuestra Corporación abandonar esta forma de ingreso. Hoy, cuando un mecanismo similar es política pública (Ranking de Notas), hace más de dos décadas, era simplemente una quijotada.

Y es que Eduardo Morales soñaba en grande y planteaba que había que pensar en la universidad que queríamos a largo plazo. “La Universidad de Santiago, de aquí al 2050, debería estar entre las 100 mejores universidades del mundo”, aseveró no hace mucho.

Así era  él: pensaba y soñaba la  Universidad en grande, pues confiaba en los talentos, energía y compromiso de  todos  quienes  la  conformamos.

Comentarios

Enviado por Claudio Melénde... (no verificado) en
Email: 
claudio.melendez@usach.cl

Tuve el privilegio de trabajar junto al prof. Morales en la Comisión de Educación Superior de la Universidad. Lo primero que me llamó la atención de él fue su serenidad y respeto hacia las opiniones que eran distintas de sus ideas acerca del futuro de la universidad. Se notaba en Dn. Eduardo el ansia por dejar un legado a su Casa de Estudios. En varias reuniones, conversamos extensamente acerca de tantos conceptos de universidad. Él se mantenía más actualizado que cualquier otra persona que yo conozca respecto de de los estudios más importantes que se están realizando actualmente en el mundo acerca de las misiones de la universidad. Él tenía la convicción que la gobernanza es un elemento catalizador y central para orientar estas misiones; que la apertura de la universidad a su entorno es antes que todo, académica; que la investigación y la docencia deben establecer una relación de doble vía con la sociedad civil, la industria y el gobierno. Dn. Eduardo también sabía mucho acerca de  los origenes de la universidad en Occidente. De Humboldt, Kant, el Cardenal Newman, Ortega y Gasset, Habermas; de las land- grant universities norteamericanas y las red brick universities en Gran Bretaña, cunas de la vinculación con el medio. No le agradaba la postura post moderna de  Readings. Antes de partir, el ex Rector estaba estudiando el concepto de universidad de clase mundial y el modelo de universidad cívica de Goddard. Alcanzó a enviarnos su modelo de universidad del futuro, el que pronto se hará público en un libro postumo. Ya no contestó mis mails. Inició el viaje final; el más misterioso de los viajes. No me cabe duda que su espíritu inquisitivo disfruta ese recorrido formulandose nuevas interrogantes más profundas que cualquier cosa que podamos imaginar.

Añadir nuevo comentario

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.

Simple Wysiwyg

  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <ul> <ol> <li> <strike><br> <br /><p>
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd><iframe>
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.