Año XL - Edición Nº 8.242

Miércoles 28 de junio de 2017

"Donde música hubiere, cosa mala no existiere"

Fecha de Publicación: Jue, 05/12/2016 - 19:34

En el Aula Magna de nuestra Casa de Estudios se desarrolló, entre el 4 y 11 de mayo, la decimosegunda edición del Festival Internacional de Música Antigua, el certamen de música barroca y renacentista más importante del país, y que este año tributó los 400 años de la muerte del dramaturgo Miguel de Cervantes.

Foto:

Corporación Cultural U. de Santiago

Una de las cualidades de la música, como se sabe, es su capacidad de trasladar al oyente de lugar y situarlo en parajes distintos y distantes, imaginarios o abstractos. Hasta que la ciencia no diga otra cosa, la música sigue siendo el único instrumento que más se aproxima a lo que podríamos denominar un “viaje por el tiempo”.

Para los melómanos y en especial amantes de épocas pasadas, el Festival Internacional de Música Antigua (FIMA) que organiza la Universidad de Santiago, nos regala año a año la oportunidad de vivir la música tal como se vivió y disfrutó en los tiempos de Miguel de Cervantes y William Shakespeare, dos íconos de la literatura universal, fallecidos un mismo día, 23 de abril de 1616, hace exactos 400 años.

En el marco de este Cuarto Centenario, el mundo literario ha concentrado sin embargo sus celebraciones en la figura del autor del Quijote, a quien se le han dedicado desde lecturas maratónicas -como el especial Quijote 24H de Radio Usach- hasta repertorios y programas musicales. 

No se quedó atrás el concierto que preparó el conjunto anfitrión Syntagma Musicum para la inauguración del FIMA 2016. Llevó por nombre “Música en tiempos de Cervantes”, una perfecta banda sonora de 17 fragmentos y piezas extraídas del cancionero del Siglo de Oro Español para re-imaginar las desventuras del eterno y famoso hidalgo. Allá va nuestro caballero andante, el Quijote, tropezando con molinos y castillos magníficos, que en verdad no son otra cosa que burdeles y tiendas de castradores de puercos; en su interior, las desaliñadas rameras se presentan como damas perfumadas, mientras que los silbatazos entran en los oídos del Quijote conjugando manjares melodiosos de reconocidos madrigalesdiferencias o chaconas, formas musicales todas paridas por cierto por flautas dulces, cromornos, laúdes y cornettos.

Distintas ciudades y capitales del viejo y del nuevo mundo también disponen en estos días de festivales similares. Granada, Zaragoza, Lima y La Paz, por nombrar algunas, se alinean para organizar sus respectivos festejos en los que retoman su protagonismo instrumentos por largo tiempo olvidados. 

“La música siempre es indicio de regocijos y de fiestas”, diría Sancho hacia la Segunda parte del Quijote. Y en Chile, esta fiesta musical que fue introducida por Syntagma Musicum en 1994, ha traído a nuestra fabulosa Aula Magna, monumento histórico nacional instalado en el corazón de la Escuela de Artes y Oficios del plantel, elencos de gran nivel y reconocimiento mundial para escribir este decimosegundo capítulo del Festival de Música Antigua Europea y Americana, su tercera versión luego de haber entrado en 2004 en una larga pausa de 10 años.

En total son diez elencos provenientes de Suiza, Francia, España, Alemania, Argentina y Chile los que dan vida a esta festividad barroca como una expresión más de la internacionalización de la Usach en el campo de la cultura y las artes, proyecto que ha contado con el cofinanciamiento del Fondo de la Música a través de la Corporación Cultural Universidad de Santiago de Chile.

Históricamente, esta casa de estudios ha dejado en el campo de la música importantes aportes bajo un sello de tradición y reconocimiento sociocultural. Sin tener facultad de arte ni formación artística conducente a título profesional, la universidad ha tenido y tiene elencos musicales de excelencia. Siempre recordaremos, por ejemplo, que el conjunto Inti Illimani surgió en esta universidad, a lo igual que el grupo Barroco Andino -aunque en momentos históricos contrapuestos-; que Víctor Jara trabajó en Extensión, y que el movimiento de la Nueva Canción Chilena tuvo un apoyo fundamental de esta institución.

Este festival gratuito y abierto a todo público, se ha consolidado como el principal escenario de la música renacentista y barroca de Chile, aportando al desarrollo, difusión y crecimiento de las artes musicales como vehículo cultural de integración entre países, con especial énfasis en lo que llamamos genéricamente música antigua. Antigua, pero novedosa y magnífica para quienes no tenían acceso a disfrutarla y que en estos días de festival, experimentaron el privilegio de descubrirla y atesorarla.

(*) Director Ejecutivo de la Corporación Cultural del Departamento de Extensión de la Universidad de Santiago de Chile.

Añadir nuevo comentario

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.

Simple Wysiwyg

  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <ul> <ol> <li> <strike><br> <br /><p>
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd><iframe>
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.