Año XLI - Edición Nº 8.409

Miércoles 11 de abril de 2018

Chile: una Nación coartada

Fecha de Publicación: Lun, 10/08/2012 - 21:40

El cierre de un medio con 95 años de historia en ningún caso es una "buena noticia".

Constanza Rivas, estudiante de la Escuela de Periodismo.

Foto:

Internet

En Chile no es necesario un diario oficialista. Así lo expresó el ministro Chadwick tras el cierre del histórico diario La Nación. Según él, los medios en nuestro país tienen una "diversidad muy amplia" y permiten entregar una "plena y total" información a las personas. Vaya, sí suena maravilloso. Un periodismo “diverso, pleno y total”. ¿Se habrá equivocado de país?

Considerando lo que ocurre con los medios de comunicación en Chile, ¿a qué diversidad se refiere el vocero Chadwick?: ¿Será a la diversidad de medios que controla el señor Agustín Edwards?, ¿o a la multiplicidad que posee el señor Álvaro Saieh, dueño de Copesa?, ¿o acaso no ha advertido que los oligopolios hace tiempo invadieron el mundo de las comunicaciones?

No hay que ser un experto para percatarse de la fuerte concentración en materia de propiedad de los medios que existe en Chile. En primer lugar, el grupo Edwards controla El Mercurio, La Segunda y Las Últimas Noticias –todos de distribución nacional- junto con una veintena de diarios regionales. Y luego está el Grupo Copesa, a cargo de La Tercera, La Hora, La Cuarta, revista Qué Pasa, y emisoras, entre otros. Tan sólo estas dos empresas comprenden el 90% de la industria mediática (Milenio.com, 2012).

Con la mayoría de los medios a favor del Gobierno ¿quién necesita un diario oficialista? Una de las excusas para justificar el cierre de La Nación, ha sido la “subordinación” del diario a los mandatos de turno, aludiendo específicamente a los concertacionistas. Pues bien, la derecha tiene a su servicio permanente los diarios más destacados de las empresas del rubro aunque no esté nunca de turno. Sin La Nación –y siguiendo esa lógica- lo único que se está haciendo es quitar la posibilidad a otros sectores de tener un diario que informe a la ciudadanía temas  invisibilizados.

El cierre de un medio con 95 años de historia en ningún caso es una “buena noticia”, como sí lo cree el senador Carlos Larraín. Al contrario, coarta la libertad de expresión y el derecho de los ciudadanos a la pluralidad informativa, pues todos conocemos la gran influencia que ejercen los medios sobre las personas. Por ende, la diversidad, tan esencial para el ejercicio de la democracia, debe ser garantizada por el Estado con una ley que impida los oligopolios informativos y ponga trabas a la concentración en la propiedad de los medios. “Diversidad” no es lo mismo que “numerosidad”, señor Chadwick.

Para el presidente del sindicato de trabajadores de La Nación, Víctor Pérez, el gobierno de Piñera cerró La Nación por “deficitario, cuando cuenta con 4 millones de dólares de utilidades anuales, entre ingresos por publicidad y procedentes del Diario Oficial". De esta manera, sólo puedo pensar que además de arbitraria, se tomó una decisión estratégica, con miras del casi inminente regreso de la Concertación a La Moneda. Esta decisión sólo perjudica a los ciudadanos, otorgando libertad a un “duopolio” informativo, con un poderío que hasta hoy, ningún gobierno ha sido capaz de enfrentar.

“Que la Concertación reclame, es simplemente hipócrita”, afirmó el periodista Nibaldo Mosciatti y puede que tenga razón, pero yo creo que cerrar un medio histórico de esta forma, con tal vacío argumentativo, si no es una decisión tiránica, es simplemente antidemocrática.

¡Qué  mala  noticia!…¿cuántas  más  vendrán de parte  del vocero de  Gobierno?

 (*) Constanza Rivas es estudiante de la Escuela de Periodismo de nuestra Universidad.

Añadir nuevo comentario

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.

Simple Wysiwyg

  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <ul> <ol> <li> <strike><br> <br /><p>
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd><iframe>
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.