Año XLI - Edición Nº 8.409

Miércoles 11 de abril de 2018

Gonzalo Leiva Rojas (*)

En Chile la salud es un tremendo negocio, pero lo peor es que es un negocio avalado por el Estado.

Muchas veces me ha tocado preguntarles a mis pacientes sobre las motivaciones que las indujeron a someterse a cesáreas o los medicamentos ingeridos durante el embarazo..la respuesta es siempre la misma: no saben.

Chile ocupa el segundo lugar en el continente con la tasa más baja de mortalidad materna, 16 por cada 100 mil nacidos vivos. Sin embargo, estas positivas condiciones de seguridad para nacer no significan que el país ofrezca lo mejor para la madre y el hijo.

Mientras en el año 2000 en Chile las cesáreas representaban un 36 por ciento del total de partos, en 2011 esta cifra llegó a un 48 por ciento.

Subscribe to Gonzalo Leiva Rojas (*)